May 21, 2022

Cinemanía NOTICIA07.05.2022 – 13:35h

La llegada de Sam Raimi al MCU no ha podido ser recibida con más entusiasmo. Incluso antes de que Doctor Strange en el multiverso de la locura resultara ser en efecto una película estupendísima, era difícil no acoger la sustitución de Scott Derrickson a manos de Raimi como algo prometedor, siendo considerado este como uno de los padres del moderno género superheroico. Esta creencia está muy extendida gracias a Darkman y a la trilogía de Spider-Man, aunque normalmente se prefiere pasar por alto la última entrega de la saga protagonizada por Tobey Maguire. Esto es: Spider-Man 3 no le gusta a (casi) nadie, así que el público prefiere quedarse con el recuerdo de las dos películas anteriores.

Spider-Man 3 tuvo unas críticas tan pésimas que disuadieron a Sony (entre otras causas) de producir Spider-Man 4 con Raimi, prefiriendo un reboot con Andrew Garfield. Previo al estreno de la secuela de Doctor Strange, el director de Posesión infernal ha confirmado que sigue dándole vueltas a una posible cuarta parte con Maguire, donde quizá Kraven el Cazador fuera el villano y su colega Bruce Campbell hiciera un cameo como Mysterio. Sea como sea, Raimi está muy ocupado estos días con el tour promocional, de forma que durante una entrevista con Fandom ha salido inevitablemente el tema de Spider-Man 3, su película de superhéroes más controvertida. Y Raimi no ha dudado en defenderla.

De hecho ha usado como arma la que posiblemente es la escena que ha recibido más odio en este tiempo, luego convertida en meme porque así son los ritmos de Internet: cuando el Peter Parker de Maguire empieza a ser manipulado por el simbionte y sucumbe a su lado oscuro. Uno que pasa por vestir traje, colocarse un flequillo emo sumamente ridículo, y marcarse bailes por la ciudad. Nunca pareció la mejor forma de representar la tragedia de un héroe siendo corrompido, y Raimi asegura que su intención no era que fuera trágico. “Queríamos que fuera divertido, en realidad. Era la versión de Peter Parker, de ese niño patético, de lo que debe ser su yo malvado”, explica el director.

“Pero está muy desorientado. Está tan fuera de sí que hace eso. No fue bien recibido por la audiencia, pero eso es justo lo que tratábamos de hacer. No me sorprende que la gente… ¡me alegro de que ahora lo encuentren divertido! Queríamos que fuera divertido”. A Raimi le reconforta que ahora Internet se acuerde periódicamente de la escena echando mano del humor, y su actitud quizá sea un buen aliciente para reconciliarnos con el recuerdo de Spider-Man 3. O bueno, igual tampoco es necesario. Basta con ir a ver Doctor Strange en el multiverso de la locura y disfrutar de su regreso al cine de superhéroes.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.Conforme a los criterios de

Leave a Reply

Your email address will not be published.