‘animales Fantásticos 4’: Estreno, Personajes, Historia Y Todo Lo Que Sabemos De La Cuarta Entrega De La Precuela De ‘harry Potter’

Algunos filmes pusieron en la cuerda floja a sus protagonistas, pero también a los que se pusieron detrás de las cámaras. Os contamos diez cintas que casi hunden la trayectoria de sus cineastas.

No es raro que una película de lo más esperada en cines, o incluso en plataformas de ‘streaming’, termine fracasando entre los espectadores y los críticos. Son varias las razones por las que no gustaron, desde conflictos entre el reparto durante el rodaje hasta que la visión del cineasta no se ajustara con la del estudio. Lamentablemente, los directores no tienen una bola de cristal para saber cuál será la respuesta de la crítica y el público ante las decisiones creativas que decidieron seguir durante el proceso de grabación.

Si bien no hay casos tan extremos en los que la trayectoria del director se haya hundido tras el estreno de una película, estos 10 ejemplos muestran que la crítica no es para nada sencilla de llevar entre los que se ponen detrás de las cámaras. Aquí te decimos 10 películas que casi arruinaron las carreras de sus directores y por qué. Desde La mujer en la ventana de Joe Wright hasta clásicos de la década de los 40 como La vida es bella, todas ellas pusieron a prueba la resiliencia de sus creadores. 

La versión ‘live-action’ de Cats era una de las películas más esperadas de 2019, ya que es uno de los musicales más alabados a nivel internacional por la crítica y el público. Sin embargo, el filme terminó por hundir la carrera de Tom Hooper, quien había dirigido hasta entonces películas muy bien calificadas por la crítica como El discurso del Rey y La chica danesa. Eso sí, este fracaso en taquilla nos dejó una gran lección: no todos los musicales deben ser llevados a la gran pantalla. 

Cameron Crowe fue uno de los cineastas más prometedores en la década de los 90. Gracias a películas como Solteros y Casi famosos que se volvieron una eminencia del cine en la cultura pop. Después vinieron otras grandes producciones del nuevo milenio como Jerry Maguire y Elizabethtown.

Pero su carrera cambió cuando estrenó la comedia romántica Aloha. El filme resultó escandaloso por el casting como por ejemplo Emma Stone interpretando a una chica hawaiana, rasgos físicos que la actriz estaba muy lejos de tener. Las malas críticas no sólo venían de la audiencia o los críticos, productores de renombre como Amy Pascal (Spider-Man: No Way Home) en ese momento alzaron la voz sobre lo malo que era el guión de Crowe.

Aquí sí no hay cómo ayudarle a Martin Campbell. El cineasta, que venía de dirigir cintas de la franquicia de 007 como GoldenEye (1995) y Casino Royale (2006), esta última alabada por la crítica, no pudo sacar adelante el proyecto del superhéroe de DC, Linterna Verde, personificado por Ryan Reynolds.

Según declaraciones del propio actor, la película desde el principio había presentado problemas. El guión estaba incompleto cuando comenzó el rodaje y Campbell tenía muchos problemas con el estudio de cine. Lo único bueno que salió de esta película fue la relación amorosa de Ryan Reynolds y Blake Lively. 

Joel Schumacher vio su carrera destruida tras el estreno de Batman y Robin en 1997. La cuarta y última parte de la franquicia del detective murciélago de los 90 fue un completo fracaso en críticas, obteniendo tan sólo un 12% de aprobación de la misma. La mala recepción de esta película, acabó con los planes de una quinta entrega que Shumacher ya tenía planeada: Batman Unchained, la cual tendría como villanos principales a Espantapájaros y a Harley Quinn. 

Este es el caso más reciente y a la vez más extraño, ya que su directora Sia arruinó su carrera detrás de las cámaras con su debut. Music (2021) fue señalada por todos por la mala concepción que tenía el guión sobre las personas con autismo. Los protagonistas del filme fueron Kate Hudson y Maddie Ziegler, esta última la bailarina que ha acompañado en sus procesos creativos a la cantante desde hace varios años. 

Este es un caso común en la industria de Hollywood. La mujer en la ventana de Joe Wright fue uno de los fracasos estéticos y narrativos más grandes en su carrera, que hasta entonces albergaba títulos como Anna Karenina y Orgullo y Prejuicio. En una reciente entrevista con Vulture, el director se sinceró y admitió que la versión final que vimos en Netflix no era parecida a la que él tenía en mente.

Según el director, rodar la película fue un proceso frustrante. El cineasta tenía la intención de retratar la horrible situación de Anna (Amy Adams) en la historia: “Desafortunadamente, al público les gusta que las mujeres sean buenas, no quieren ver que puedes ser oscuras, borrachas y tomando pastillas. Está bien eso en un hombre, pero no en una mujer. La película terminó siendo algo que no era“, declaró.

Si El padrino III, de Francis Ford Coppola, está en esta lista no es porque hundiera la carrera del director. No obstante, hundió la trayectoria como actriz de Sofia Coppola, la hija del cineasta. La crítica no fue nada amable con su trabajo actoral en la tercera parte de la franquicia. Pero Sofía superó las malas críticas y, en su lugar, enfocó sus esfuerzos en comenzar su camino como directora haciendo grandes filmes como Las vírgenes suicidas (1999) y Lost in translation (2003).

Era el año 2015 cuando regresaba a la pantalla grande el equipo de los Cuatro Fantásticos, pero a la audiencia no le pareció la mejor elección. La crítica especializada arrasó con la película señalándola como una de las historias más aburridas de los superhéroes de Marvel, incluso la bautizaron como “Los cuatro patéticos”. La película, dirigida por Josh Trank, no le salió nada barata a Marvel pues costó 120 millones de dólares (mdd), obteniendo en taquilla mucho menos. 

Si no sabes qué ver y quieres recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter

Roberto Benigni, suponemos, tiene una conexión emocional bastante fuerte con Pinocho. Así lo demostró cuando en 2002 se metió en la piel del muñeco de madera a pesar de que ya tenía 50 años. La audiencia y la crítica no fueron nada condescendientes con este ejercicio creativo. No obstante, la película fue presentada por Italia para los Premios de la Academia de ese año pero no fue nominada. Benigni no se dio por vencido y apareció en 2019 como Geppetto en la versión de Pinocho de Matteo Garrone.

A veces se dan estos casos en Hollywood: una película sumamente despreciada en su momento se convierte en la joya de la corona de la siguiente generación. Frank Capra era uno de los cineastas en Estados Unidos más respetados por películas como Sucedió una noche (1934). No obstante, La vida es bella (1946) fue un tremendo fiasco cuando se estrenó en cines norteamericanos, propiciando que la carrera de Capra fuera en declive. Años más tarde, la película se convirtió en un gran clásico de todo el mundo, incluso se programa cada Navidad en Estados Unidos.

Author