Crítica De ‘alma’ (2022) – Serie Netflix

Aunque es adictiva y tiene potencial como serie de género, el caótico mejunjeque propone y algunos errores de dirección lastran el resultado final.

Tras sobrevivir a un accidente de autobús en el que mueren casitodos sus compañeros, Alma se despierta en unhospital sin recordar nada del incidente… ni de su pasado. Su casaestá repleta de recuerdos que no son suyos y tanto la amnesia como eltrauma hacen que experimente terrores nocturnos y sufra unas visiones que noconsigue desentrañar. Con la ayuda de sus padres y amigos, desconocidos para ella, intentará descubrir el misterio que rodea al accidente a la vez que luchapor recuperar su vida y su identidad.

Puede parecer que estemos obsesionados con este tema pero, tras algunosensayos errados, la nueva serie española que estrena Netflix estevierneses un nuevo intento de la plataforma para crear otro fenómeno como‘Stranger Things’. No obstante, les ha quedado una producción querecuerda demasiado a la irregular‘Feria: La luz más oscura’, así como a la prescindible‘Paraíso’. Eso sí, con un resultado final ligeramente superior.

Si solo nos dejamos llevar por lo que cuentan su sinopsis y sus adelantos, sindudala serie resulta sorprendente por la cantidad de géneros y elementos conlos que juega. Y es que, a medida que avanzan los episodios, nos damos cuenta de quesu misterio es más profundo y enrevesado de lo que parecía.Además, la ficción también goza de una mitología propia muy interesante y bien diseñada, pero el creador Sergio G. Sánchez (El secreto de Marrowbone)explica demasiado sobre ellapara la poca relevancia que adquiere a la hora de la verdad

Seres sobrenaturales, demonios y fantasmas son algunos de estosingredientes fantásticos y terroríficos que se diluyen en una direcciónirregular y un guion caótico. Y aunque lo intenta, a veces forzando demasiado la maquinaria, laserie no termina de destacar en ninguno de los géneros ni temas que toca. Incluso llega a perderse del todo en un desenlace en el que se olvida casi por completo de desarrollar variosde estos elementos, quedándose en el aire con vistas a producir nuevas temporadas.

Así, a modo de thriller de misterio, la serie nos introduce en su historiaguardándose toda la información posible. Sin embargo, poco a poco laficción se va convirtiendo enun mejunje de géneros y subtramas en el que tiene cabida casi cualquiercosa. Desde terror psicológico, ‘jump scares’ y dramas adolescentes hastafantasía, romances forzados y ‘viajes en el tiempo’, la propuesta da lasensación deno tener claro qué quiere ser y a qué darle más importancia.

Más allá del guion, gran parte de la culpa reside envarios fallos en la puesta en escena y la dirección. Sí, por supuestoque la ficción cuenta con algunos momentos realmente inspirados,así como planos que saben aprovechar los hermosos paisajes asturianos. Noobstante, Sánchez y compañíano consiguen dominar siempre las secuencias más terroríficas y tensas dela serie, ni representar con el mismo resultado esas imágenes que propone ellibreto y quesolapan el terror o la fantasía con otros elementos más mundanos yemocionales.

Dicho esto, la serieusa el guion y sus géneros más llamativos a modo de vehículo para hablarde problemas realescomo la amistad, la identidad, el duelo, la salud mental o nuestra obsesióncon la vida más allá de la muerte. Es una cierta profundidad que seagradece, pero hayotros elementos en él que no tienen demasiado sentido, como puedenser algunos personajes mal desarrollados, sus motivaciones o variasrelaciones que existen simplemente porque sí. Por no mencionar quese encuentra plagado de frases filosóficas de muro de Facebook.

Por otro lado, pese al buen trabajo de intérpretes como la protagonistaMireia Oriol o Claudia Roset -quienes comparten una relacióncuyo tratamiento bebe en cierta forma de la ‘Persona’ deBergman-,algunas interpretaciones simplemente no están a la altura de lascircunstancias. Pero lo peor es desperdiciar a actrices como Elena Irureta oMilena Smit en papeles irrisorios y cliché que no les hacen justicia.

Pero ‘Alma’ también cuenta con sus virtudes. Entre ellas, laserie puede presumir de efectos especiales y un diseño de producción de grannivel, aspecto en el que últimamente España ha mejorado enormemente.Es entretenida y adictiva aunque avance despacio,su misterio es interesante a pesar de ser un tanto más previsible delo esperado y, cuando quiere, resulta una serie de género con mucho potencial. Una pena quesigamos empeñados en cometer los mismos errores en nuestrasproducciones, algo que vuelve a lastrar un resultado final que podría habersido más destacable.

https://www.youtube-nocookie.com/embed/nSRmBsHY49o

Add a Comment

Your email address will not be published.