May 21, 2022

¡Downton Abbey vuelve a las pantallas! Después de varios meses de retraso (inicialmente estaba prevista que saliese por Navidades), hoy se estrena Downton Abbey: Una nueva era, una nueva entrega de la saga de los aristocráticos y muy british Crawley, el conde de Grantham y su familia. Julian Fellowes, el creador de esta historia adictiva de principios de siglo XX, nos trae un nuevo capítulo de los entretenidos ingleses y todo apunta que, de nuevo, la película arrasará en taquilla. Vuelven todos los elementos que han hecho de Downton Abbey un fenómeno adictivo: los acentos refinados de clase alta, la moda de los años veinte, unas tramas aparentemente sencillas que te hacen pasar un buen rato delante de la pantalla. Además, se van añadiendo elementos para adaptar la trama a los nuevos tiempos: la película se sitúa en los años antes del crack de Wall Street, alrededor de 1928, en plena era del charlestón y el jazz. Y también de los años dorados de Hollywood.

https://www.youtube.com/embed/LHZDzAq9yZ8?feature=oembedUn nuevo rodaje y una vieja trama

En realidad, la película de Downton Abbey comienza cuando Lady Mary (Michelle Dockery) le explica a su augusto padre, el conde de Grantham (Hugh Bonneville) que el tejado tiene goteras. Dado que no hay dinero suficiente para arreglarlo, a los buenos de los Crawley no les queda más remedio que aceptar una oferta que, tan sólo unos años antes, les hubiera puesto los pelos de punta: dejar que una película se grabe en la mansión de Downton Abbey. Así que pronto las elegantes estancias se llenarán de directores, actores y actrices famosas, y por supuesto varios de ellos se interesarán por algunos habitantes de Downton. Y hasta aquí puedo leer.

Esta es una de las tramas principales. Pero hay otra. Para explicarla, tenemos que empezar haciendo spoiler de la última. En la primera película, estrenada el año 2019, la familia Crawley recibía la feliz visita del rey y la reina de Inglaterra, que en los años en que está ambientada la serie eran Jorge V y la reina María, los abuelos de la actual soberana Isabel II. Al final del largometraje, se nos desvelaba que la aguda, altiva pero divertidísima condesa viuda, Lady Grantham, interpretada por Maggie Smith y seguramente el personaje más querido de la serie, se estaba muriendo de cáncer. Al menos, así se lo desveló a su nieta mayor, Mary.

Pues bien, resulta que la buena de Lady Grantham no ha muerto aún y sigue tan estupenda como siempre. Es más: en la nueva película de Downton Abbey anuncia que acaba de heredar una villa en el sur de Francia de un misterioso hombre que conoció en el pasado. Así que a los Crawley no les queda más remedio que tomar un barco y poner rumbo a la Costa Azul para inspeccionar en nombre de Lady Grantham su nueva adquisición. Pero en la villa se toparán con la viuda del misterioso hombre, interpretada por Nathalie Baye. ¿Qué pasó en realidad entre la distinguida Lady Grantham y aquel hombre? ¿Es algo que pudiera haber afectado al verdadero orden de sucesión dentro de los Crawley? La película trata de averiguarlo. Muchas más historias

¿Hay sitio para más? Sí, por supuesto. Downton Abbey: una nueva era no se queda aquí. Sí, hay más tramas paralelas y todas fluyen a la perfección: hay una boda y un funeral, hay bebés que nacen, paternidades que se ponen en cuestión, romances que se encallan y otros que empiezan. Recordemos que, en la primera película, Branson conoció a una mujer que, en principio, era una sirvienta, pero que resultaba que era la verdadera heredera de una inmensa fortuna que venía acompañada de una finca gigantesca. Entre ellos surgió una boda y, por lo que hemos visto ya en el tráiler de la nueva política, hay boda.

En este sentido, Downton Abbey: Una nueva era, es mucho más sofisticada y estimulante que la primera película, la cual –seamos sinceros– se quedó corta y se ciñó excesivamente a una única línea argumental que no acababa de enganchar en exceso. Ahora, en cambio, Julian Fellowes, el creador de la serie, ha puesto toda la carne en el asador.

Fellowes, que tiene experiencia de sobras en esto de escribir sobre la clase alta británica (recordemos que fue el guionista de Gosford Park, de Robert Altman), nos regala multitud de recovecos y hace que el conjunto de personajes estén mejor coreografiados. Además, el director de la película, Simon Curtis, sabe darle brillo a estas escenas en medio de escenarios fabulosos. La parte estética está especialmente bien cuidada en el largometraje. Nuevas caras y unas cuantas ausencias

La única pega es que, en el tráiler, hay personajes que no aparecen. Por ejemplos, sabemos que Lady Edith (interpretada por Laura Carmichael) sigue felizmente casada, pero una cuestión que ha levantado muchos interrogantes es que Matthew Goode, el actor que interpretaba a Henry Talbot, el segundo marido de Lady Mary, no sale en el tráiler, lo que ha dado pie a toda clase de rumores. ¿Está nuevamente de viaje, como pasó en la primera película? ¿Sigue vivo?

Quizás para compensar semejante ausencia, la película ha apostado por introducir nuevas caras. Dominic West dará vida aun rico aristócrata que pasará unos días invitado por Lord Grantham. A West lo hemos visto en numerosas películas, de Chicago a John Carter y Colette, y últimamente en la serie The Affair. También se sabe que estará en el reparto de la nueva temporada de The Crown haciendo de príncipe Carlos.

Otra nueva incorporación a Downton Abbey va a ser la actriz francesa Nathalie Baye, que participará como una antigua conocida de Lady Violet Grantham. Laura Haddock hará el papel de Myrna Dalgliesh, alguien que da mucho de qué hablar en la película. A Laura Haddock la hemos visto ya en alguna foto promocional de la nueva película y hay que decir que está increíblemente glamurosa, con el pelo todo rubio platino y un abrigo de seda absolutamente magistral. Desde luego, es una imagen mucho más sofisticada que en sus anteriores papeles (ha salido, entre otras, en Los guardianes de la galaxia y en Transformers).

Leave a Reply

Your email address will not be published.