Las 11 Mejores Películas Para Los Fans Del ‘gore’ En Amazon Prime Video

Las 11 mejores películas para los fans del ‘gore’ en Amazon Prime Video

Por Tomás Andrés — 20 may. 2020 a las 17:30

Repasamos una serie de títulos en la plataforma de ‘streaming’ no aptos para almas ni estómagos sensibles. Un viaje hacia la locura con exitosas producciones como ‘Saw V’ o clásicos del terror como ‘La matanza de Texas’.

El ser humano siempre ha estado tentado por el morbo. Aprovechándose de esta característica, muchos cineastas comenzaron a hacer un cine de explotación centrado en los efectos visuales para mutilar y mostrar la sangre y vísceras de sus protagonistas. El pionero en este tipo de productos fue el realizador Herschell Gordon Lewis (The Wizard of gore, 2000 maníacos), al que siguieron realizadores como George A. Romero (gran cultivador del género zombi) o Tobe Hooper (revitalizador del llamado ‘slasher’, al que llevó a la dimensión del ‘splatter’), grandes genios de la casquería cinematográfica. El llamado gore puede usarse en tono de comedia -como hizo Sam Raimi con la trilogía Evil Dead– o bien para generar malestar en el espectador -con Jörg Buttgereit, adalid del ultragore alemán como máximo representante. Pero es un estilo que siempre tendrá fans alrededor del mundo. Para todos ellos -y los que desean iniciarse-, proponemos una serie de títulos disponibles en la plataforma Amazon Prime Video.

El cine coreano está pegando fuerte últimamente y, además de por Parásitos (2019), gran parte de culpa la tiene Train to Busan. Se trata de una película de zombis diferente, ambientada en un tren donde la sangre y las vísceras correrán por doquier. En ella conocemos la pesadilla de Sok-woo y su hija Soo-ahn a bordo de un KTX, un tren rápido que los llevará de Seúl a Busan. Pero durante su viaje comienza el apocalipsis y la mayoría de la población de la tierra se convierte en muertos vivientes ansiosos de carne. Mientras el vehículo está disparando hacia Busan, arranca la lucha de los pasajeros por sus familias y salvar su vida ante una amenaza ante la que nadie estaba preparado.

El irlandés Greg McLean debutó en el largometraje con este ‘slasher’ que tiene toques de clásicos como Carretera al infierno (1986) o La matanza de Texas (1974). En ella, un psicópata local -que parece una mezcla entre Cocodrilo Dundee y Jason Vorhees- echa una mano a tres mochileros que se quedan tirados con su vehículo mientras viajaban al interior de Australia para conocer el cráter Wolf Creek. Como parece que no tiene arreglo, el tipo les invita a hospedarse en su finca. Poco saben los tres que su aventura se va a convertir en una una pesadilla, cuando comiencen a ser torturados por este sádico en un sangriento y doloroso juego. Cinta cargada de humor negro, que tuvo una secuela años después, aunque ya no contaba con la frescura -y el salvajismo- de esta primera entrega.

En la década pasada surgió una nueva generación de cineastas galos dispuestos a revitalizar el género a base de películas muy potentes y gore que dejaron en ‘shock’ a más de un espectador. Directores como Pascal Laugier o Alexandre Aja conquistaron a la crítica especializada y sus películas se convirtieron en todo un fenómeno. Dentro de esta tendencia se encuentra la película de zombis La horda, que podríamos describir como una mezcla de Asalto en la comisaría del distrito 13 (1976) y Amanecer de los muertos (2004). En ella, un grupo de policías corruptos y unos criminales tienen que enfrentarse a una horda de muertos vivientes. Encerrados como animales, en el piso superior de un rascacielos desierto, han de unir fuerzas para sobrevivir para alcanzar la salida juntos o perecer. Una cinta cargada de acción y de materia gris que salpica la pantalla.

Muchos teóricos sobre el género coinciden en que el cine gore comenzó con 2000 maníacos (1964) y The Wizard of Gore (1970). Pero si hay una película que popularizó esta tendencia entre el gran público, esa fue La matanza de Texas. Su director, Tobe Hooper (Poltergeist), nunca ha vuelto a alcanzar un nivel de sadismo y brutalidad igual en sus imágenes. En ella, un grupo de cinco ‘hippies’ en un viaje por carretera a través de los remansos de la zona rural de Texas de 1970 es víctima de una familia caníbal asesina. Este grupo está compuesto por un maníaco con motosierra enmascarado (al que llaman Leatherface), un hermano enajenado, su padre caníbal y un abuelo moribundo. Memorable momento aquel en el que las víctimas esperan una muerte de la que no pueden escapar mientras cuelgan de garfios en un siniestro matadero.

‘El día de los muertos’ (1985)

No podíamos dejar fuera de esta lista al gran cultivador del género zombi y consecuentemente del gore: George A. Romero. El día de los muertos es la última entrega de una trilogía compuesta además por La noche de los muertos vivientes (1968) y Zombi: El regreso de los muertos vivientes (1978). El filme nos traslada a un futuro donde los caminantes sin vida campan a sus anchas, a excepción de un pequeño grupo de científicos y personal militar que reside en un búnker subterráneo en Florida. Los científicos están usando a los no muertos en horripilantes experimentos, para disgusto de los militares. Finalmente, los militares descubren que sus hombres han sido utilizados en los experimentos y destierran a los científicos a las cuevas que albergan a los muertos vivientes. Desafortunadamente, los zombis se han abierto camino desde el suelo hacia el búnker. Comienza una batalla plagada de sangre y tripas en las entrañas de la tierra. Décadas después, el cineasta volvería a esta tendencia con la muy floja La tierra de los muertos vivientes (2005), que también se encuentra en la plataforma de ‘streaming’.

‘El engendro del diablo’ (1989)

Basada en una idea original del director Dario Argento, El engendro del diablo nos traslada a la época medieval, en un momento en el que se construye una iglesia sobre una pila de cadáveres que se consideraban poseídos. Cientos de años después, un joven bibliotecario desata el mal en su interior, al quitar una roca en las catacumbas. Mientras tanto, se producen una serie de eventos y todo el mundo no parece ser el mismo. El padre Gus, aparentemente en único no poseído, debe salvar a la ciudad de convertirse en un infierno. Su misión será la de encontrar el antiguo secreto de la iglesia para poder revertir el hechizo maligno que se cierne sobre la localidad. En una de sus escenas más emblemáticas, uno de los protagonistas se extirpa un corazón latente del estómago mientras habla desde una cabina de teléfono.

Podemos decir de ella que es la mejor adaptación cinematográfica de un videojuego y también la más gore de todas -dejando por ejemplo a Resident Evil (2002) a la altura de Sonrisas y lágrimas (1965)- las vistas hasta el momento. Estamos hablando de Silent Hill, dirigida por el francés Christophe Gans, que venía de rodar El pacto de los lobos (2001). En ella conocemos a Sharon Da Silva, una niña que se despierta todas las noches hablando de un misterioso lugar llamado Silent Hill. Perseguida por un oficial de policía que sospecha de sus motivos, su madre adoptiva tiene un accidente esquivando a una niña y ésta queda inconsciente. Cuando Rose Da Silva se despierta y descubre que su hija adoptiva ha desaparecido, busca en la ciudad cubierta de cenizas y niebla a su amada hija. Allí conocerá a una secta que impone sus sangrientas normas para evitar un mal que acecha cuando cae la noche. Tiene una escena en la que queman vivo a un personaje que no es apta para almas sensibles.

Que Centurión no sea una película de terror, no significa que no sea una película gore. El británico Neil Marshall dió una vuelta de tuerca al péplum con esta historia plagada de desmembramientos y por la que corren litros de sangre. Protagonizada por un joven Michael Fassbender, la película nos traslada a las afueras del Imperio Romano, en el 117 d. C. En Escocia, un valiente centurión llamado Quintus Dias se dirige al norte, junto al intrépido general Titus Virilus y un pequeño destacamento de la Novena Legión, después de ver que su distante puesto de avanzada era aniquilado. Siguiendo el rastro del líder de los Pictos, Gorlacon, pierde a casi todos sus hombres en una sangrienta trampa de los bárbaros. En esas circunstancias, atrapados y rodeados por los poderosos guerreros, un puñado de supervivientes liderados por Quinto debe luchar ahora con uñas y dientes para regresar a la seguridad de la frontera antes de que sus cabezas sean cercenadas.

Add a Comment

Your email address will not be published.