Minions: El Origen De Gru Es Mejor Película Que Su Antecesora – Spoiler Time

Hoy se estrena Minions: The Rise of Gru (Minions: El origen de Gru), la película de Illumination Studios que viene a conquistar el verano continuando con la historia del origen de nuestro villano favorito.
En esta ocasión conocemos a un Gru (Steve Carrell) de 12 años que tiene que lidiar con todas las cosas comunes de un chico de su edad como son la escuela, los deberes y obedecer a su madre. Pero, además de lo normal, Gru tiene grandes sueños de grandeza y uno de ellos es ser parte del mejor grupo de villanos del mundo, Los Vicio6, el cual está conformado por la diva de la música disco Belle Bottom (Taraji P. Henson), el campeón de patinaje sobre ruedas Svenganza (Dolph Lundgren), el más fuerte del equipo Manos de Acero (Danny Trejo), un supervillano francés con una gran tenaza por brazo llamado Jean Clawed (Jean-Claude Van Damme), una monja experta en uso de los chacos bajo el nombre de Nunchuck (Lucy Lawless) y el fundador y líder del grupo, el ex-luchador Wild Knucles (Alan Arkin).
En un movimiento estratégico, el equipo decide prescindir de los servicios de Wild Knuckles por lo que le tienden una trampa para dejarlo fuera. El equipo ahora con 5 integrantes decide abrir un casting para escoger entre los mejores villanos del mundo para remplazar a Knuckles y para que proporcione sangre fresca.
Gru se entera de esto y decide entrar casting, pero el equipo de supervillanos, al ver que solo es un niño, se burla de él. En respuesta, Gru les roba una extraña gema que tiene poderes sobrenaturales y la deja a cargo de los Minions. Pero el equipo de villanos secuestra a Gru y lo soltará a cambio de que los pequeños Minions lleven la gema a San Francisco.
Bob, Stuart y Kevin, los Minions más reconocibles de toda la saga, deciden rescatar a Gru. En esta ocasión se unirá a ellos Otto, otro Minion parlanchín que los meterá en problemas una y otra vez. Gru tendrá que aprender el valor de la amistad y decidir si continuar con sus secuaces amarillos o emprender el viaje solo para convertirse en el mejor villano de todos los tiempos.
Desde la aparición de estos diminutos y tiernos seres amarillos en la primera película de Mi Villano Favorito, los Minions se volvieron los personajes favoritos de chicos y grandes. Gracias a eso, Illumination decidió hacer películas centradas en ellos que sirvieran también como precuelas de lo visto en la primera cinta. No hay dudas que Illumination se está volviendo un estudio más que importante que mejora sus técnicas animación en cada película que produce. Ese es el caso con Minions 2: gracias la atinada dirección del equipo creativo, comandado por el director Kyle Balda, la película se siente fresca debido a las grandes referencias que añaden de la década de los setenta, que van desde los colores, vestuarios, escenarios y algunos gráficos en pantalla que tienen un aire reconocidamente retro.
Gracias también a la selección musical y la música original producida por  Jack Antonoff, logra meternos de lleno al mundo setentero.
La historia está llena de gags visuales, de referencias a otras películas y de guiños a las películas de Mi Villano Favorito. En ese sentido hay una mejora en cuanto a la anterior entrega: en la primera cinta de Minions la historia se sentía caótica, sin rumbo, que iba a ninguna parte; ahora con la incursión de Gru desde el inicio y centrando la historia solo en los Minions mencionados anteriormente, todo es más fácil de seguir y se desarrolla mejor.
La combinación de esos gags y de las referencias a las películas de los años setenta y las de kung fu hacen que funcione la historia en cada una de sus partes y que el acto final sea efectivo de manera visual y narrativa.
En conclusión, Minions: The Rise of Gru (Minions: El origen de Gru) es una bien lograda comedia animada familiar que sigue los pasos de su predecesora pero mejorando en cuanto a la presentación de la historia y al estilo visual que en esta ocasión es frenético, explosivo y a la vez muy retro. Gracias a eso se logran momentos de emoción y un cierre perfecto que los hará salir con una sonrisa del cine.
Tal vez no sea tan memorable como sus contrapartes del Villano Favorito, pero es mejor que la anterior; aunque se repite la misma fórmula los nuevos elementos añadidos la salvan para convertirla en una de las películas más divertidas de lo que va del año.  

Author